Cooperación vs competitividad en la relación de pareja

BLOG | DESCUBRE TU VERDAD

Cooperación vs competitividad en la relación de pareja

Dice la sabiduría esencial que el principal objetivo de las relaciones de pareja no es hacernos felices, sino hacernos conscientes.

Y es que, la clave del crecimiento en pareja -y de otras relaciones de intimidad- es la colaboración, el desarrollo compartido, la empatía y la unión, muy lejos de la competitividad, la lucha, la autodefensa y la separación que el ego propone.

DESDE LO TRANSPERSONAL

Tendemos a pensar que los problemas desaparecen cuando cambiamos de escenario y de personas con las que nos relacionamos; cuando tenemos una relación difícil se acabará el conflicto si me alejo de la persona con la que sufro. Sin embargo la visión profunda transpersonal es muy diferente; pues es, a través de esa relación conflictiva, que puedo ver el reflejo de la imagen que guardo dentro de mi. Por tanto, lo que nos ocurre con el exterior nos ayuda a tomar consciencia de lo que nos estamos haciendo a nosotros mismos a través de la persona y la situación que rechazamos. Dicho de otra forma: cuando cambie mi experiencia interna, la situación externa se verá modificada por la ley universal de atracción y resonancia vibracional.

LA PAREJA INTERNA

Así como me relaciono contigo me relaciono conmigo, y en ti veo el reflejo que yo proyecto.

Mi relación de pareja externa es un reflejo o ilusión proyectada desde la relación de pareja interior; que es la real, y a su vez, aquella, manifiesta la manera en que me relaciono con mi polaridad inconsciente.

La evolución de la pareja interior es un proceso continuo y cambiante de autodescubrimiento y autoaceptación. Y se produce cuando nos permitimos salir, gracias al amor que sentimos por el otro, de nuestros patrones conocidos que tenemos bajo control, para adentrarnos en el mundo del otro con respeto y compasión.

JUEGOS DE PODER

Empeñarnos en tener razón, culpar al otro de nuestra insatisfacción, ganar poder en detrimento del otro, intentar quedar “por encima”, o pretender aumentar nuestra autoestima dejando al otro humillado, herido o descalificado, son formas de odio y ataque hacia lo externo que en realidad estamos dirigiendo hacia nuestro opuesto interior, en definitiva, a nosotros mismos.

El proceso de integración de la pareja interior puede suponer años de relaciones dolorosas, desilusiones, celos, abandonos, engaños, inseguridades, posesividad, etc. Quizá implique pasar por ser el que deja la relación, luego el que es abandonado, ser el que siente celos y después el que se siente seguro… A lo largo de la vida podemos encarnar infinidad de roles a través relaciones con diferentes personas, o quizá, con una misma persona en distintas etapas. Puede parecer que son distintas experiencias y diferentes comprensiones, sin embargo, en lo profundo el aprendizaje es un ciclo continuo y coherente que no termina, y cuyo objetivo no es encontrar la felicidad a través de mi hombre o mujer ideal, como nos aseguran los cuentos infantiles, sino amar sin reservas nuestra polaridad inconsciente gracias al efecto sanador del amor consciente.

SUFRIENDO MALTRATO

No es nada fácil reconocer que estamos sufriendo maltrato, sobre todo si se entremezcla con momentos de pasión y dulces e intensos reencuentros. Mucho más difícil es reconocer que soy yo el que maltrata activa o pasivamente; con mis comentarios o silencios, cuando te hago responsable de mi insatisfacción o te señalo con desdén tus imperfecciones. Por no hablar de la violencia física… Todos maltratamos, si, todos, nadie puede librarse de esta lacra. Algunos lo hacemos más frecuentemente ridiculizando las ideas o comportamientos de los demás. Otros preferimos ser el cubo de basura de otros para luego poder justificar nuestra ira -antes reprimida- o reforzar falsas creencias sobre la incapacidad para afrontar el día a día… y entonces… alguien se vengará en mi nombre de mi verdugo si lo cuento con suficiente drama y victimismo.

SIN PAREJA

Podemos anhelar tener una relación de pareja idealizádola como la solución a nuestros miedos internos, a la soledad, la inseguridad, la falta de autoestima, o la falta de sentido vital, entonces, en caso de hallar a “esa” persona, es fácil que nos refleje el miedo a ser abandonado o rechazado, o bien, el terror a ser castrado o alienado. Es decir, que la solución a la angustia llega, pero lo hace disfrazada de “problema”, de conflicto que nos empuja a enfrentar y disolver nuestros miedos gracias al impulso de superación que el amor aporta.

¿Y si mi dificultad es encontrar pareja? esto no tiene porque tener nada de enfermizo, no es más o menos sano que tener pareja, sino que posiblemente sea la mejor manera que se me ofrece para tomar consciencia de la dificultad para aceptarme y amarme. Quizá sea una oportunidad para encontrarme conmigo mismo/a con suficiente claridad antes de contrastar mi imagen interior con el reflejo que otro me aportaría. O quizás no precise de este tipo de espejo para ver mi sombra e iluminarla, pues ya no necesito a nadie para comprender que me acepto, me amo, me perdono y me libero.

PRÓXIMOS EVENTOS

octubre

Todavía no hay eventos

noviembre

Todavía no hay eventos

diciembre

Todavía no hay eventos

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN DTV

Recibe por email las nuevas entradas de Blog y las próximas Actividades de Crecimiento.

Utilizamos exclusivamente tus datos personales para los fines descritos arriba. 
No compartimos tus datos con terceros. En cualquier momento puedes modificar o dar de baja tu suscripción. Puedes leer aquí la política de privacidad completa.

José Maroto Mingo
Psicólogo y Psicoterapeuta Transpersonal

CONSULTAS
Zentro SER
c/ Ibiza, 66. (Zona Retiro)
Madrid

+34 606 098 769

info@descubretuverdad.es

ARCHIVOS

Deja un comentario





X