Revisemos la higiene terapéutica. No todo vale si tratamos de ofrecer ayuda. -Fin-

BLOG | DESCUBRE TU VERDAD

Revisemos la higiene terapéutica. No todo vale si tratamos de ofrecer ayuda. -Fin-

¡Atención terapeutas! “Estar al servicio” no te hincha el ego, lo disuelve. No te da importancia, sino que resta valor a la necesidad de obtenerla.

Sea cual sea el formato terapéutico que usemos, nuestra responsabilidad como profesionales es crear un lugar externo íntimo y un espacio relacional seguro, protector e higiénico emocionalmente. Es vital, por tanto, guiarse por un código ético y un encuadre terapéutico que proteja los siguientes aspectos:

  • El momento y el lugar: El terapeuta o facilitador no tiene derecho a intervenir con alguien en un momento en el que el paciente no lo desea o no se encuentra preparado. Ha de ser un momento acordado por ambas partes libremente, así la intervención está libre de abuso y protegida por el respeto mutuo.
  • La técnica: No está por encima de las personas ni del libre albedrío. Transitar el camino del momento presente prima sobre el objetivo a largo plazo. Conlleva un abuso de autoridad y una violación de la voluntad del paciente obligarle a que tome un medicamento sin su autorización, de la misma forma que obligar a tomar una intervención terapéutica psicológica, aunque creamos que podría ser efectiva para aliviar la sintomatología. El fin no justifica los medios.
  • El terapeuta: La ayuda sólo es efectiva, cuando el sanador o terapeuta no pretende ganar nada para su propio interés, sino acompañar al otro al “lugar” donde elija ir. Además el terapeuta se pone en riesgo personal y legal cuando trabaja sin un encuadre claro y firme. Nuestra responsabilidad es acompañar con consciencia propia y del proceso, caminar al lado del paciente, acompañar, no tirar u obligar; además esto nos agota y nos daña. Cómo terapeutas podemos preguntarnos: ¿cuál es mi objetivo, suprimir la sintomatología o contribuir a que la persona extraiga el aprendizaje global que le aporta esta dificultad?, ¿puedo impulsar ambas cosas? ¿puedo y estoy dispuesto a hacer un seguimiento en caso de darse un “efecto secundario”?
  • El cliente o paciente: Él o ella dirigen, mandan consciente e inconscientemente durante todo el proceso o intervención. No podremos hacer nada si no hay colaboración por su parte. No conviene luchar contra las resistencias inconscientes, más bien aliarse con ellas, ponerles luz, airearlas con ternura y sentido del humor, observarlas compasivamente y hacerlas como tuyas. Así la lucha cesa y el cambio consciente es mucho más ligero y profundo. Y sobre todo compartido, pues, en todo caso, crecemos juntos.

 
Gracias a los maestros cotidianos, que en mi vocación y en mi vida, me enseñan cada día el arte de amar.

PRÓXIMOS EVENTOS

mayo

Todavía no hay eventos

junio

Todavía no hay eventos

julio

Todavía no hay eventos

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN DTV

Recibe por email las nuevas entradas de Blog y las próximas Actividades de Crecimiento.

Utilizamos exclusivamente tus datos personales para los fines descritos arriba. 
No compartimos tus datos con terceros. En cualquier momento puedes modificar o dar de baja tu suscripción. Puedes leer aquí la política de privacidad completa.

José Maroto Mingo
Psicólogo y Psicoterapeuta Transpersonal

CONSULTAS
c/ Dr. Castelo, 36.
Madrid

+34 606 098 769

info@descubretuverdad.es

ARCHIVOS

Deja un comentario